El mayor secreto del Vaticano es revelado, se confirma la existencia del cronovisor

Follow and Share in:

Si acaso no lo sabías Marcello Pellegrino Ernetti fue un sacerdote benedictino y uno de los exorcistas que han trabajado en la zona de Venecia.

En los años 50 Ernetti afirmó haber creado junto con otros científicos, entre los que incluía a Enrico Fermi y Wernher von Braun, un cronovisor.

Una máquina que permitía captar imágenes del pasado. El Padre Ernetti afirmaba haber podido contemplar eventos tan lejanos como la fundación de Roma en el 753 a.C. o la destrucción de Sodoma y Gomorra.

Gracias al uso del aparato Ernetti dijo poder recomponer el texto original de las Tablas de la Ley de Moisés, así como el Thyeste de Quinto Ennio.

También afirmó haber captado una imagen de Jesucristo durante su calvario en la cruz. Supuestamente, la Santa Sede y el Papa Pío XII en persona, estaban al corriente de las investigaciones del sacerdote, pero a la muerte de éste en 1994 el supuesto aparato seguía siendo un misterio.

El cronovisor era una máquina que permitía ver acontecimiento ocurridos en el pasado. Se basaba en la teoría de que los cuerpos dejan un rastro, una especie de ondas visuales y sonoras, que son una forma de energía, en el lugar en el que han estado. Estas ondas siguen las leyes de toda energía, ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

Por lo tanto, mediante esta afirmación, con el aparato adecuado, se puede llegar a ver y oír todo lo que ha ocurrido en el pasado en un determinado lugar.

El Padre Ernetti asegura haber visto con el cronovisor acontecimientos históricos como la fundación de Roma, la crucifixión de Jesucristo, también había oído las voces de Mussolini y de Hitler. También afirmaba que con el cronovisor podían haber modificado los mandamientos.

Ernetti dió a conocer el cronovisor en 1972, mediante una entrevista que concedió al diario italiano Domenica del Corriere, en la cual afirmó haber participado en el proceso de esta singular máquina del tiempo.

El rumor se extendió por todo el mundo. Sin embargo el Padre Ernetti con anterioridad ya había dado pequeños detalles en algunas publicaciones. En Julio de 1965 una revista religiosa de Francia L´Heure d´Etre y en Enero de 1966, la publicación italiana Civiltá delle Macchine, recogieron la noticia, pero la poca importancia de esos dos medios hizo que la noticia no fuera tomada en cuenta hasta 1972

Fuente