El problema de hacer favores es que el día que no lo haces, tú eres el malo…

Follow and Share in:

¡El mundo conspira en mi contra!, ¿porque siempre me pasan estas cosas a mi?, nadie me ayuda, todo el mundo me da la espalda… cuando mas los necesito nunca están.

Expresiones que se escuchan con frecuencia y lo que lleva a pensar, ¿será verdad que el universo conspira en contra de uno, que nadie nos ayuda, que todo lo malo me pasa a mí, etc.?

Tenemos que adquirir madurez, comprender que toda acción tiene una consecuencia. Posiblemente esa persona que “te dejo solo y te dio la espalda” te aconsejo miles de veces y no supiste escuchar, trato de ayudarte y no te dejaste… y ahora como los cuervos, tratando de sacarle los ojos porque no estuvo en un momento, un momento en donde debías crecer solo.

¿Te has preguntado cuantas veces esa persona te necesito y tú no estuviste ahí? Porque volteaste tu mirada a otro lugar, ya que no podías tan siquiera imaginar ser tu estar en esa situación.

Cuantas veces pidió tu ayuda y tú no lo “pudiste” ayudar. Que en momentos de su dificultad que conocías a la perfección no hiciste nada. Porque fuiste tan egoísta y pensaste solo en ti y te dijiste que se resuelva solo(a). Te has preguntado, ¿a cuantas personas les diste la espalda cuando mas te necesitaban?

Tal vez y solo tal vez, en ese momento que comencemos aceptar nuestros errores y dejemos de echarle culpas a los demás, culpas que nos pertenecen y no tenemos el coraje de aceptar.

Seremos mejores seres humanos y nuestra sociedad comenzará a cambiar de un egoísmo eterno al humanismo que una vez logre ver. Somos humanos por ende no somos seres perfectos, es mas fácil señalar que ver nuestros errores, pero corrigiendo nuestros errores no tenemos necesidad de señalar a los demás.

Fuente

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *