Hay personas crueles disfrazadas de buenas personas

Follow and Share in:

Muchas personas van por el mundo disfrazadas de buenas personas, pero en realidad son personas crueles que andan por la vida , haciendo sufrir a muchos..

Son seres que dañan, que agreden mediante un maquiavélico chantaje emocional basado en el temor, la agresión y la culpa. Aparentan amables bondades tras las cuales se esconden ocultos intereses y profundas frustraciones.

A menudo, suele decirse aquello de que “quien hiere es porque en algún momento de su vida también fue dañado”. Que quien fue lastimado, lastima. Sin embargo, y aunque bajo estas ideas no deja de haber una base verídica, hay otro aspecto que no siempre nos gusta admitir. La maldad existe. Las personas crueles, en ocasiones, disponen de ciertos componentes biológicos que les inclinan hacia determinados comportamientos agresivos.

“No hay maldad más cruel que la que nace de las semillas del bien”
-Baldassare Castiglione-
El científico y divulgador Marcelino Cereijido nos señala algo interesante. “No existe el gen de la maldad, pero sí ciertas circunstancias biológicas y culturales que la pueden propiciar“. Lo más complejo de este tema es que muy a menudo, tendemos a buscar etiquetas y patologías a comportamientos que, sencillamente, no entran dentro de los manuales de psicodiagnóstico.

Los actos malvados pueden darse sin necesidad de que haya una enfermedad psicológica subyacente. Todos nosotros, en algún momento, hemos conocido a una persona con este tipo de perfil. Seres que nos obsequian con halagos y atenciones. Personas que caen bien, con éxito social, pero que en privado, perfilan una sombra oscura y muy alargada. En el abismo de sus corazones respira la crueldad, la falta de empatía e incluso la agresividad.

Las personas crueles y la molécula de la moral

Tal y como hemos señalado, a día de hoy nadie ha podido identificar la existencia del gen de la maldad. Sin embargo, en los últimos años han aumentado los estudios sobre un aspecto fascinante: la llamada “molécula de la moral”. Para comprender mejor qué es esta estructura, nos pondremos en contexto con una historia real. Una historia terrible, que lamentablemente, se da con demasiada frecuencia.

Hans Reiser es un programador estadounidense famoso por haber creado los ficheros ReiserFS. En la actualidad, y desde el 2008, está en la cárcel de Mule Creek por haber asesinado a su esposa. No tuvo reparos en declararse culpable y en revelar dónde había enterrado el cuerpo de Nina Reiser. Como dato curioso cabe comentar que este especialista en programación dispone de una inteligencia prodigiosa, hasta el punto de que inició sus estudios universitarios siendo aún un adolescente.

Después de un juicio rápido y de ser ingresado en la prisión de San Quintín, decidió preparar él mismo su apelación. A través de 5 hojas escritas a mano, argumentó que su cerebro funcionaba de otro modo. Reiser era conocedor de los estudios que se estaban llevando a cabo con la oxitocina y lo utilizó como argumento. Según él, había nacido con ese problema: su cerebro no producía la llamada molécula de la moral. Carecía de empatía.

Obviamente, y como era de esperar, este argumento no lo eximió de seguir cumpliendo su cadena perpetua. No obstante, el tema del origen de la maldad volvió a abrirse a debate. A día de hoy se da pleno valor al hecho de que la oxitocina es esa hormona que nos hace ser “humanos” en su sentido más auténtico. Personas respetuosas y preocupadas por atender, cuidar y empatizar con nuestros semejantes.

Cómo defendernos de la crueldad camuflada

En nuestra cotidianidad no siempre nos relacionamos con personas tan crueles como la anteriormente citada. Sin embargo, sí somos víctimas de otro tipo de interacciones: las de la falsa bondad, la agresividad encubierta, la manipulación, el egoísmo sutil, la ironía más dañina, etc.

“El mundo no está en peligro por las malas personas, sino por aquellas que permiten la maldad”
-Albert Einstein-
Estos comportamientos podrían resultado de varios aspectos.Carencia de Inteligencia Emocional, un entorno poco afectivo donde creció la persona o incluso por qué no, un déficit en la liberación de oxitocina. Todo ello determinaría, tal vez, esa agresividad más o menos encubierta. Sea como sea, no podemos olvidar que con agresividad no nos referimos en exclusiva al maltrato físico.

Fuente