Muy pocas personas estarían dispuestas a aceptar en pleno siglo XXI que creen en la existencia de la suerte. Esta suele estar ligada a la superstición, es decir, a