En los momentos de gran angustia y dolor, muchos creemos que todo está perdido, y en ese pequeño instante, sale una luz de la fe que nos afirma